miércoles, 6 de enero de 2016

EL MASAJE ERÓTICO PUEDE CAMBIAR NUESTRA VISIÓN DEL SEXO y EL PORNO

El sexo y no solo lo que se ve en un video porno, es algo instintivo en el ser humano, como lo es en el resto de animales: lo hacemos porque nos apetece, y normalmente nos apetece y nos lleva, si coincidimos en intenciones con la pareja que elegimos, a una serie de acciones más o menos predefinidas por milenios de tradición –con incorporaciones de los últimos siglos y hasta décadas, claro-.

VIDEOS XXX y LOS MASAJES TANTRICOS

Lo que funciona se repite, y se repite, y se repite, y nos proporciona placer hasta que deja de hacerlo, o pierde en intensidad, porque a diferencia del resto de animales acabamos dándole al sexo una capa de espiritualidad, o como quiera llamarse, que requiere imaginación, cambios y sorpresas para que esta actividad en teoría física no se convierta en rutinaria, medio obligada, algo que se hace por cumplir.



Aparte de juegos de rol o nuevas posturas una de las mejores formas de avivar la llama es el masaje erótico, que bien puede ser entre los miembros de la pareja, bien a manos de un/a profesional que nos ayude a descubrir cosas del sexo (que se ve en las películas de porno español) y de nuestro propio cuerpo que no sabíamos que estaban ahí.

Pero no estamos hablando de acudir a una prostituta (o un prostituto ni aunque tenga películas con porno hd) para que nos dé un masaje que termine en final feliz, sino de algo más serio y sin embargo placentero, como es el sexo tántrico.

Estos pueden ser lo que se llama “sensuales” y no incluir sexo propiamente dicho, pero nos interesa la variante erótica, en la que el receptor del masaje se deja en manos de una persona que le hará descubrir zonas erógenas que nunca habría imaginado o que habría negado categóricamente que le pudieran provocar placer.

Y no hay que olvidar que se trata de mejorar las relaciones sexuales (esas que disfrutan tanto en los videos porno español), por lo que los masajes tántricos a hombres hacen hincapié en el control de la eyaculación y el aumento de la intensidad de los orgasmos, mientras que en mujeres se intenta encontrar y estimular el casi legendario punto G para conseguir el mismo objetivo.

Además de lo obvio, que serían los genitales, los pechos y el ano, en los masajes tántricos las personas suelen descubrir que todo el cuerpo, toda la piel puede ser un centro de placer y excitación que no necesariamente, pero a menudo, suele terminar en orgasmo.


No en vano los y las profesionales del masaje tántrico saben dónde acariciar y tocar, y pueden usar todo su cuerpo en combinación con aceites y otras ayudas para rozarse con el del receptor o la receptora y llevar a la persona al clímax tanto físico como mental, de forma que al salir de la sesión no volverá a ver el sexo de la misma manera.

En los centros donde se dan masajes tántricos la oferta suele ser variada, con masajes que se hacen de una forma u otra según el objetivo –se puede hacer con algo de ropa, aunque suele ser sin ella-, individuales, en pareja, por parte de hombres o de mujeres y para hombres o mujeres. Todas las combinaciones son posibles.

No te pierdas los mejores videos gays en www.zasporn.com